Tags

martes, 7 de junio de 2016

Valerie a týden divu (Czechoslovakia, 1970)



¿A quién no se la ha ocurrido meterse una cámara dentro de la mente para grabarse los sueños (o pesadillas) que suceden mientras uno duerme? Pues bien, el director checoslovaco Jaromil Jires, cinematográficamente, lo hizo. Y en drogas. Como LSD mientras duermes (¿puedes dormir en LSD?).

Por supuesto que lo último es pura invención, pero no hay mejor manera de describir una de las películas más ensoñadoras que se han producido a lo largo del arte cinematográfico, además de infravalorada. O tal vez es uno de esos filmes que dentro de su esencia son inherentemente de culto; nunca se hará "muy" popular, pero tampoco decaerá su impacto en las personas que la hayan experimentado. 




Valerie a týden divu (Valerie and her Week of Wonders) es un filme cuya estética recordará en algunos la esencia nostálgica del trabajo de Andréi Tarkovski (principalmente Zerkalo), pero Valerie tiene un toque más inocente, además de ser, de cierta manera, más asequible.

El filme incluye temas que van desde la soledad, el autodescubrimiento, hasta el terror y el erotismo, todo perfectamente hilado para mantener una historia intrigante, sin presura. 


Sin duda, Valerie a týden divu destaca por su hermosa producción onírica, la cual te lleva por paisajes surreales que te provocará una montaña rusa de emociones. Aunque, eso sí, se entiende mejor con subtítulos.


jueves, 2 de junio de 2016

Wytches (cómic EU)



Existen pocas novelas gráficas que realmente tengan la capacidad de causar miedo o terror. El género ha decaído en gran parte debido a las terribles (en mal sentido) películas y representaciones audiovisuales o gráficas que han intentado incursionar en éste terreno; la mayoría, fracasando completamente.

En medio de esta decadencia de oscuridad artística, llega Wytches para cubrirnos con su manto de malicia y recordarnos que no estamos a salvo de nuestras pesadillas. Un cómic que rompe los esquemas cliché del horror y nos presenta una historia imaginativa, terrorífica y llena de verdadero suspenso. Una historia dividida en seis tomos, creada por el escritor Scott Snyder e ilustrada magistralmente por el aclamado Jock; un cómic que no tiene nada que envidiarle a las películas de terror más oscuras.




Wytches relata una historia de brujas, sí. Pero, ¿qué tiene para ofrecer que sea original o novedoso? El terreno del terror está realmente desaprovechado en éste aspecto, pues las brujas son posiblemente uno de los seres más aterradores de todos.
Cada cultura tiene hechiceras y brujas de todo tipo: algunas son descritas como seres mortales y otras no; unas son descritas como ancianas decrépitas y terribles que comen niños y sirven a Satán; otras como hermosas doncellas que destruyen la cordura de aquellos que las desean. Sea como sea, son seres misteriosos que nos causan horror del más visceral, pues no conocemos del todo sus poderes y alcances.

Es allí donde Wytches acierta: no hay una explicación tranquilizante de cómo suceden las cosas, por lo que el suspenso viene precisamente de la incertidumbre que causa el poder de lo paranormal. No hay forma de escapar de aquello que no se conoce o no se entiende. Terror puro.




La historia está fantásticamente bien construida y los diálogos son bastante creíbles y entretenidos de leer. Asimismo, el atractivo principal del cómic: las ilustraciones; son simplemente aterradoras. Jock logra crear un ambiente sumamente tenso con los colores que utiliza, pues las ilustraciones parecen estar salpicadas de pincelazos de diversas tonalidades, lo que transmite la sensación de estar en medio de una alucinación terrorífica constante.

Las escenas que se desarrollan en el bosque son una delicia visual, pues la profundidad de los escenarios es extraordinaria. Observar detenidamente las viñetas produce una extraña paranoia, pues entre los trazos de los troncos pueden verse manos retorcidas, sombras deformes e incluso ojos siniestros que vigilan. Son los detalles los que logran mantener una atmósfera perturbadora a lo largo de la historia.




En conclusión, Wytches es un cómic altamente recomendado para todos aquellos que disfrutan del terror verdadero, de las historias sobrecogedoras y/o el suspenso. Para aquellos que no tienen miedo de adentrarse en el mundo de las brujas; un mundo oscuro, lúgubre, lleno de perversión, odio y maldad pura...