Tags

lunes, 4 de julio de 2016

Guds Spelemän - Garmarna (Suecia, 1996)


Abres tus ojos, miras alrededor; te encuentras en medio de un extenso bosque sobre el que cae la opacidad azulada del ocaso nórdico. A dónde quiera que mires, te rodean pinos, arces, fresnos y robles tan antiguos como el bosque mismo. Frente a ti, la vegetación continúa hasta perderse de vista; y en el distante horizonte, lejanas montañas coronadas con nieve y niebla grisácea. Hace frío, tu aliento se convierte en vapor al ser exhalado; al caminar, los fríos ecos del bosque amortiguan tus pasos. Gélidos susurros, el viento trae consigo memorias y leyendas de tiempos antiguos; un tambor resuena en la lejanía, el severo sonido de los pasos de un troll; un lobo aúlla, violines que rechinan, pájaros que entonan melodías de antaño, el canto de los árboles. El tiempo se detiene, retrocede; hay huellas frente a ti… Si, vikingos. Sus antorchas iluminan el camino en lontananza; vas tras ellos, corres a todo pulmón entre los árboles, el infinito bosque despierta a tu alrededor, una mística música comienza a escucharse…


No existe otra manera de describir la sensación que produce escuchar este álbum. Y, ¿cómo no estremecerse ante aquella sobrecogedora visión? Es como si la música hubiera sido concebida para ser escuchada mientras se recorren los bosques suecos al atardecer o mientras se mira un paisaje montañoso nórdico. Sea como sea, Guds Spelemän de Garmarna es una experiencia musical única.


Garmarna es una banda sueca de folk fundada en 1990. Su sonido podría describirse como una combinación de elementos folclóricos y otros un tanto más contemporáneos, pero siempre utilizando instrumentos antiguos como el laúd, la lira, el arpa de boca, la zanfona, violines, flautas,  etc. Además, la voz de Emma Härdelin es el complemento perfecto que le da forma a ese sonido auténticamente pagano que caracteriza a la banda. Dicho ésto, no es de extrañar que todo el repertorio musical del grupo conste de canciones tradicionales nórdicas.


Guds Spelemän no es la excepción, pues es un álbum lleno de folclore musical nórdico que retoma canciones y melodías de la época pre-cristiana, manteniendo siempre su composición original. Escuchar el álbum es como escuchar un relato de antaño y por tanto, todas las pistas son importantes; sin embargo, resaltan las canciones: “Herr Mannelig”, “Hilla Lilla” y “Varulven”. De éstas, Varulven (‘Hombre Lobo’ en español) es quizás la que más resalta por su temática y su atmósfera maravillosamente bien lograda, cuyo sonido realmente produce la sensación de estar a merced del frío nórdico en medio de un bosque oscuro y antiguo, acechado por ojos hambrientos.



En definitiva, Guds Spelemän es un álbum esencial para aquellos que buscan una experiencia sonora fresca y original, pero que disfrutan y saben apreciar el folclore musical europeo (y/o la mitología nórdica); sin embargo, es un álbum suficientemente entretenido para aquellos que no están familiarizados con la música de este tipo. Un espléndido soundtrack para un día frío y nublado, perfecto para escuchar mientras se mira un paisaje escandinavo...

"Små bröder i mörka skogar med ulv och snö Var äro de män som drogo så stort att dö..."

1 comentario:

Grita lo que sueles callar