Tags

viernes, 15 de julio de 2016

Automata macabre | Thomas J. Kuntz


Pocas son las personas que se adentran en el mundo del autómata (el ejemplo más famoso de uno  es The Turk, creado en el año de 1769). Sin embargo, existe una  que ha logrado materializar seres, que van desde fantasmas hasta demonios, en máquinas indistinguibles de un ser vivo común y corriente.

El nombre de aquella persona es Thomas J. Kuntz, el maestro inigualable dentro del mundo del autómata.


Influenciado por el cine expresionista alemán (Das Cabinet des Dr. Caligari, Metropolis, Der Golem, etc.), Thomas Kuntz, ingeniero, ilustrador, escultor, etc. crea autómatas macabros en las que combina humor negro con toques góticos y eróticos, las cuales sobresalen por su excelso realismo y diseño, completamente incomparables con cualquier otro artista en el medio.

Su trabajo resalta por la intensa atmósfera que logra crear con cada una de sus obras. Dependiendo de la temática, Kuntz logra sumergirnos dentro de su mundo mecánico, en donde seres de otros mundos, sean demonios, súcubos, esqueletos, fantasmas, etc., viven como si nunca hubiese existido una brecha entre su mundo y el nuestro; como si aquellos seres vivieran entre nosotros sin nuestro conocimiento.

Su genio va desde el dibujo y modelado hasta la ingeniería mecánica. Y lo inspirador es que el 100% de cada proyecto está hecho bajo su propia mano. Cada boceto, cada figura, cada engranaje está diseñado por él mismo, lo cual lo lleva a crear sus obras tal y como las imagina, habilidad de la que sólo un verdadero artista puede presumir.


Entre su clientela destaca el cineasta Guillermo del Toro, director que tomó cierta inspiración de él para crear algunos de los seres fantasmagóricos en sus cinta Crimson Peak. De igual forma, Martin Scorsese lo contrató para diseñar el autómata en su filme Hugo. En el mundo musical destaca Skinny Puppy, quienes comisionaron a Kuntz crear un autómata para una de sus giras.


La habilidad que Thomas Kuntz tiene para la ingeniería es tan sólo comparable con la habilidad que tiene un mago para engañarnos. Ilusiones, ilusiones mecánicas. Sus autómatas llegan hasta un nivel en la que ellos mismos son capaces de realizar actos de magia.

Sin duda un genio; polímata; reencarnación de Leonardo Da Vinci, pero si imaginamos que su alma fue bañada en lo más bajo del Infierno. Eso es Thomas J. Kuntz.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Grita lo que sueles callar